Soy feliz. Adiós al gluten y a los lácteos

vida sin gluten

Mucho tiempo, mucho es el que ha pasado desde la última publicación. Estoy en pleno proceso de crecimiento personal, alimentario y físico. No dejaré de colgaros restaurantes a los que he ido ni mucho menos y ni recetas super ricas que tengo aún pendientes de enseñaros con o sin azúcar. Sin embargo, hoy es un post más personal en el que os diré qué ha cambiado en mi vida y cómo me está sentando.

La alimentación

Esto es lo primero que ha cambiado radicalmente. Fui a un osteópata de psiconeuroimmulogía clínica tras ir a médicos tradicionales en la búsqueda del por qué me levanto como si hubiese corrido el maratón de Nueva York y la respuesta nueva estuvo clara hasta esta semana. Mi sistema immunológico está ‘caput’ y hay que recuperarlo. Cada cuerpo es un mundo, eso está claro pero el mío necesita un buen cambio.

Adiós al gluten. Adiós a los lácteos de vaca. Adiós a los productos industriales. Adiós a las legumbres. Hola a la fuerza de voluntad. Hola a la motivación. Hola a la energía todo el día. En una semana he cambiado mucho, algo que no me pensaba para nada y la verdad es toda una alegría. Soy feliz.

Sí, una vida sin gluten implica no comer pan (con gluten pero existe sin o te lo haces), nada de pasta, nada de bollerías, etc. pero hay infinidad de cereales y pseudocereales que no lo tienen que te aportan muchas cosa mejores y más nutrientes.

Ya no como por comer entre horas. Hago sólo tres comidas al día y contundentes de tal forma que mi mente y mi cuerpo pueden destinar todos sus esfuerzos a algo más que no sea digerir todo lo que se me pasa por delante.

Despedida del azúcar

Creo que es la mayor droga permitida que hay y lo dice una repostera empedernida. Nos sube la insulina y nos la baja al mínimo para necesitar otro atracón. Eso se ha terminado. Stevia en todo lo que necesite endulzar y una sonrisa que dura todo el día 🙂

Ejercicio

No estoy en forma. Eso es evidente y no lo niego pero poco a poco introduzco rutinas para tonificar el cuerpo que, a la vez, me ayudan a subir la dopamina (una sustancia del cerebro que nos lleva a hacer las cosas por necesidad y no por costumbre. comer con hambre. Beber con sed. Y estar motivado).

Después de mi pre-puesta en forma empezaré con el plan de entrenamiento de la extra-famosa Kayla Itsines a ver si aguanto que para mi cuerpo supone mucho. Pero quiero y puedo.

Tomar el sol

Parece una tontería pero sí, tomar el sol nos da vitamina D por lo cual también mucha energía y ganas de comernos el mundo de un bocado. Es uno de los activos que suben la dopamina de forma natural y me voy de paseo a la playa los findes de semana con el bicho de la casa, Jack.

Probióticos

Son clave para mantener la flora intestinal en perfecto funcionamiento y actuar ante cualquier dificultad. Se dice que el cuerpo está regido por un cerebro, es mentira, el intestino incluso llega a dominar nuestra cabeza. Si no lo crees, reflexiona sobre las veces que actúas por lo que te dice la barriga y no el cerebro.

Para tomar probióticos no necesitas estar malo, es una forma de cuidar tu cuerpo.

Hasta aquí mis cambios y en breve podréis ir viendo recetas que hago aplicando todos estos cambios y algunos artículos sobre los beneficios de cereales sin gluten.

PD: Trata a tu cuerpo como un templo, no como un cubo de basura 🙂

También te gustará...

4 comentarios

  1. Buenas! yo tengo predisposición genética a la celiaquía y en mi casa todos son celíacos, así que mi dieta (en casa) es gluten free. Hoy en día hay muchos productos sin gluten, no hace falta que dejes de comer pan ni pasta, puedes encontrar productos en supermercados normales como Mercadona o Caprabo. Simplemente tendrás que acostumbrarte un poco al cambio de textura y elasticidad de los alimentos. También es cierto que hay muchísimos productos que ni se nos ocurriría pensar que contienen gluten (ni lactosa), pero cada vez está más normalizado y se tiene más conocimiento. Te recomiendo (si no lo has hecho ya) que te hagas las pruebas para saber a ciencia cierta qué es lo que realmente no tolera tu estómago.

    1. Hola Noa!! Muchas gracias por tu comentario y consejos!! La verdad es que sí me hice las pruebas de intolerancias antes de descartar nada y me salió que no lo era aunque no me sientan bien ni los lácteos ni el gluten (ya sabes lo lista que es nuestra barriguilla). El pan he decidido hacérmelo yo por que me encanta cocinar pero sí, por suerte ya venden muchos productos sin estos ingredientes. En mi caso es para recuperar el sistema inmunológico ya que me salió que lo tenía alterado en los análisis y me siento mucho mejor 🙂 Pero encantada de que me recomiendes cosillas! Un abrazote enorme!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *