De paseo por Dublín

Barrio Temple Bar de Dublín

Dublín, ciudad de neones, humor ácido y repleta de buena música. Una pequeña capital con un gran corazón. Molly Malone, la inimitable Guinness (pint of gat) o el Libro de Kells son algunas de sus emblemas. Y también es tierra de grandes escritores como Oscar Wilde o James Joyce. Ahora bien, su gastronomía tampoco se queda atrás.

Carnicería de Dublín
Me fascina las tipografías de todos los locales de la ciudad y ahí de fondo sale un personajillo muy especial ;P

Carnicería de Dublín

El 19 de noviembre nos subimos a un avión camino a Irlanda y por poco no lo perdemos. Dos accidentes en la Ronda nos tuvieron parados mucho rato y nuestras caras no eran, precisamente, de amigos. Bien, llegamos, corriendo, pero nos embarcamos en el viaje. Un lugar que me enamoró. Un sitio del que no habría vuelto.

oneill

Su gente, pura amabilidad. El barrio de Temple Bar, una exquisitez para la vista con sus calles empedradas, para el oído con la gran cantidad de músicos que llenan sus pubs y por las esquinas. Pero aquí estamos para hablar de comida así que no me voy a andar con rodeos.

Barrio Temple Bar de Dublín

templebar

badbobs

Sus platos suelen ser, como buen clásico del norte, con bastante grasa y enormes. No es una ciudad barata para comer pero al menos, cuando pagas, lo haces a gusto. Por plato suele rondar unos 15-20€, que no está mal cuando sabes, y notas, que el ‘fish and chips’ es fresco y de calidad.

Su estilo de vida los ‘obliga’ a desayunar muy pronto y en gran cantidad y van disminuyéndola a medida que se acerca la noche. La comida suele ser, como ya sabéis, sobre las 12-13h y la cena está en la mesa hacia las 18:30h. Algo impensable aquí en España pero si recordamos que en invierno a las 16:30h es de noche y sus temperaturas son un tanto bajas, pues ya nos cambia la concepción.

jo
¡Brindemos! (y no os fijéis en mi careto)

birra

Una ciudad en la que parece que no pasa el tiempo pero donde la vida siempre sigue. Y no hay nada que lo describa mejor que esta frase de James Joyce: “No hay pasado ni futuro, todo fluye en un eterno presente”.

barberia

Os dejo con esta pequeña introducción de la ciudad, una muestra de su belleza y su pasión por la Guinness. En nada os hago un post sobre diferentes lugares en los que hemos comido estando en Irlanda, el mejor, sin duda, os sorprenderá 😉

Y ahora, ¡a viajar a Dublín!

Bombones de Guinness

Chocolate Guinness

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *