Club SuMoll | La Granada del Penedès

Club Sumoll

El buen tiempo ha venido para quedarse (o eso parece tras unos días un tanto lluviosos) por lo que mi mente y mi cuerpo ya han dado por empezada la temporada de terracita con la inauguración del Club SuMoll.

sumoll sumoll2

SuMoll es un restaurante situado en una antigua masia en el corazón del Penedés, concretamente La Granada, tierra de vino y cava por excelencia en Catalunya que une tradición e innovación. Ahora también protagonista de ratos de diversión con amigos ante la apertura de su terraza chill-out para las noches con gin tonics y buena musiquilla pero este 2016 viene con novedad, ¡se podrá ir a hacer el vermut en ella!sumollbarraclubsumoll

No os voy a mentir, en un principio tenía pensado poneros tooooodas las fotos que saqué en el evento en Instagram pero la verdad es que su comida me gustó tanto que he decidido traeros esta pequeña reseña para que lo disfrutéis con la vista y, espero que pronto, también con el paladar. Me enamoró la delicadeza a la vez que el rococó con la que estaba decorada el establecimiento y el entorno rodeado de las viñas de Ferré Catasús por lo que ya estaba tardando en que lo vierais todo, todito y se os cayera la baba pensando en cuando lo vais a probar vosotros.

Primero una chica muy maja de la marca Emilio Lustau nos sirvió un vermut de vino de Jerez. No soy muy fan, tengo que convesarlo pero siempre pruebo y pruebo, pero me gustó bastante ya que no era exageradamente seco y servido bien fresquito entra estupendamente y más con unas aceitunas negras que teníamos cerca. Este está hecho con vinos de más de 10 años de crianza tradicional: uno más seco y otro más dulzón.

Vermut Club SuMollVermut Club SuMoll

Pero vamos a lo que nos interesa, la comida. Lo primero fueron estas olivas de las que os hablaba, muy ricas junto con unas patatas chip bien gorditas de esas que solo con un mordisco se nota que hay buena materia prima y cocidas un aceite de oliva de que explosiona en tu boca. Además, nos sacaron anchoas y boquerones estaban hechos con alcaparras (¡las odio! Aunque por suerte su sabor era imperceptible) pero su toque avinagrado era de rechupete.

Vermut Club SuMollVermut Club SuMoll

Seguimos con pan con tomate y aceite de oliva virgen extra muy, muy crujiente (como me gusta a mí) y con un jamón de calidad con la grasa para evitar que te ‘pique’ en la garganta. Todo servido sobre una pizarra. ¿Verdad que da gusto comérselo con estas vistas?

Vermut Club SuMollVermut Club SuMollVermut Club SuMoll

Vale. Si hay algo de ese vermut que me dejó sin aliento y con ganas de atarme a una silla y no irme jamás, fueron los calamarcitos con mayonesa de fruta de la pasión. Si os suena bien es porque no os imagináis lo tremendamente espectaculares que estaban (os fiais de mi palabra, ¿verdad?). La salsa era muy suave pero con ese toque especial que le da la fruta de la pasión y una fritura suave, a la andaluza, que no empalagaba para nada ni mataba el sabor ni la textura increíble de ellos, que, al ser frescos, se agradece disfrutarlos tal cual.

Vermut Club SuMollVermut Club SuMoll

Seguimos para bingo con las croquetas. Por un lado, los carnívoros teníamos las de jamón con queso. Sin palabras. Y por otro, las de chipirones con su tinta. Una exquisitez sorprendente. Vermut Club SuMollVermut Club SuMoll

Ahora llega un momento complicado, tres alimentos marineros de los que no soy muy fan (pecado para una menorquina, lo sé): pulpo, almejas y mejillones. El primero, debo decir, que me sorprendió gratamente. Estaba hecho a la gallega con una cama de patatas y para nada tenía una textura plasticosa. Se deshacía en la boca. Los otros dos debo confesar que no los probé porque mi experiencia con ellos nunca ha sido buena (y estaba un tanto llena ya) aunque mi acompañante dijo que era de bandera así que os transmito su opinión.

Vermut Club SuMollVermut Club SuMollVermut Club SuMollVermut Club SuMoll

Y ahora una cursilería. ¿Puede ser más mona la forma de servirlo? Estos mini utensilios de cocina me tienen el corazón robado.

A partir de mayo, aproximadamente podréis ir a su terraza chill-out pero mientras tenéis vía libre para ir a degustar las 5 tapas con todo el cava que te apetezca por 11€ (los jueves por la noche y cambian los platos cada semana) o probar su menú degustación de temporada con 4 platos por 29€ (viernes y sábado).

Añade a la lista de la compra

Comparte, imprime y visualiza en el móvil

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *