Experiencia ‘Withlocals’: Cena vasco-asiática de escándalo

Foto by Pablo Picaza

Para ser universal, hay que ser local. Joan Miró

Soy una foodie. Me encanta la comida, pasarlo bien con un buen plato y una copa de vino blanco en mi mano. Por eso me gustó mucho recibir un correo de Lupe, de Withlocals para proponerme una experiencia muy extendida en países aglosajones: ir a comer a casa de un anfitrión para poner mi estómago en sus manos.

Pablo y su cocina de fusión vasco-asiática fueron nuestra elección para pasar la noche del sábado 29 de agosto. He tardado en explicaos esto aunque tenía unas ganas tremendas porque quería reflejar lo increíble que fue la noche. En España no es una práctica muy extendida y los nervios afloraban en mi piel con los nervios de ir a casa de un ‘desconocido’ pero desde el segundo en que nos comunicamos por mail para hablar del menú, ya me sentí muy a gusto. La intriga seguía ahí y hasta que no nos abrió la puerta no supe que sería una velada en la que estaríamos muy cómodos y dsifrutaríamos de buen comer.

Foto by Pablo Picaza
Foto by Pablo Picaza

Pablo es un anfitrión de 10. 10 por su delicadeza al cocinar que, por mucho que diga que sus platos los puede hacer cualquiera, tan sabrosos seguro que no. Otro 10 por su carácter y otro 10 por todo lo que te aporta cenar con él. Más allá de la comida, me gustó encontrar una persona que se haya movido tanto por el mundo y con el que puedas hablar de muchísmos temas. Pero vayamos al menú.

Nos hizo un entrante extra que consistía en un guacamole con pimienta tibetana (imposible conseguirla aquí) y granada que le da un toque refrescante y envuelto con pasta, muy ligera y suave. ¡No quedó ni la muestra!

Guacamole con granada en la experiencia with locals

Guacamole con granada en la experiencia with locals

De primero, escogimos la piña rellena con gambas (buenísimas), la propia pulpa de la piña, pimiento verde y cebolla con sésamo negro por encima con salsa agridulce y un poco caliente. Sólo diré que a mi chico no le gusta nada la piña y se lo comió todo, ¿magináis lo delicioso que estaba, ¿no?

Piña rellena con gambas en la experiencia with locals

Piña rellena con gambas en la experiencia with locals

Continuamos con un segundo plato internacional total: Pollo al curry verde thailandés. ¿Hace falta que diga algo? Sin palabras. Picante, eso sí pero si no, no sería curry.

Pollo al verde curry thailandés en la experiencia with locals

Y el postre fue la guinda. Un ‘mamachoc‘, es decir, mango, manzana y chocolate y éste último estaba derretido con té por lo que no empachaba nada y su sabor era una maravilla.

Mamachoc el postre en la experiencia with locals

Foto by Pablo Picaza
Foto by Pablo Picaza

Nos ambientó la noche con la música que le pedimos, un poco de jazz, así relajante para hacer la velada más amena, y nos propuso una lista de Spotify de versiones de The Beatles que os recomiendo si os gusta este género músical. E incluso tuvo el detalle de preguntarnos si preferíamos una DO de vino en concreto o el tipo de cerveza.

Y así, como quien no quiere llegamos a la una y media de la madrugada cuando tuvimos que irnos que, al día siguiente, teníamos una boda. La verdad que el detallismo de Pablo nos fascinó y no dudamos ni en repetir esta experiencia Withlocals ni quedar con él para ir a tomar una copa para hablar de la vida.

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *