Mon Restaurant del chef Felip Llufriu | Ciutadella

Mon restaurant Ciutadella

Ir a Menorca, para mí, lo es todo. Es volver a casa. Sentir el mar, la sal y la gente. El viento pone las ideas en su lugar pero ni la tramuntana más intensa logra que de mi cabeza se escape la intención de pasar por el Mon Restaurant del ciutadellenc y reconocido chef, Felip Llufriu así que, a falta de una, fui dos veces.

Para tu bolsillo€€€€€ (23€/persona).

Lo mejor: La sopa de melón con foie y la abundancia en los platos.

Lo peor: Que no reserves a tiempo y te quedes sin mesa, ¡’mayday’!

No te puedes ir sin: El menú de mediodía.

Dirección: Passeig de Sant Nicolau, 4, 07760 Ciutadella de Menorca.

Horario: De lunes a sábado de 13:30h a 15:30h y de 20:30h a 23h.

Tras más de una década al frente del Roca Moo, restaurante de los hermanos Roca en el Hotel Omm de Barcelona, y con una estrella Michelín a sus espaldas, Llufriu volvió a su tierra natal para montar su propio local –de ahí su nombre ‘mon’ es el posesivo ‘mi’-, cuidar su cocina con productos de primera y de proximidad.

Carta del Mon Restaurant Decoración del Mon Restaurant en Ciutadella

Ha conseguido meter una gastronomía creativa a un precio competitivo que ha enamorado a menorquines y visitantes por lo que lo suyo no es un restaurante de temporada ya se ha convertido en un símbolo más.

Mesas y cuadros del Mon Restaurant Salón del mon Restaurant

Nosotros nos decantamos por su menú de mediodía el cual nos sorprendió muy mucho. Las opiniones que me llegaban eran muy buenas pero poder catarlo lo reafirmó. Quería ir desde que lo abrió en Can Faustino pero ya sabéis cosas de la vida no he ido hasta ahora.

Entrada del Mon Restaurant en ciutadella

Justo al sentarnos llegan a la mesa dos copas de cava y un mini brioche con sobrasada como detalle de la casa. Y poco después el aperitivo del menú: un Blody Mery con zumo de tomate y sandía, huevas y vodka.

Brioche con sobrasada en el mon restaurant Blody mery de mon restaurant

Como os he dicho, no pudimos resistirnos y volvimos otro día con mis padres. En esta ocasión, nos sirvieron unas minipizzas crujientes junto con el cava.

Aperitivo de la casa mon restaurant

De primero, el carpaccio de gambas con helado de albahaca. Muy sabroso, con mucha cantidad y el helado era intenso para que el contraste fuese refrescante y contundente.

Carpaccio de gambas con helado de albahaca en el mon restaurant

Por otro lado, la sopa de melón con foie gras y reducción de carne me dejó con la boca abierta.

Sopa de melón con foie en el mon restaurant Sopa de melón con foie en el mon restaurant Sopa de melón con foie en el mon restaurant

En nuestra segunda visita cambiaron también los primeros. Por un lado, el pulpo con sobrasada y cítricos cocinado a la perfección y bien tierno. Por el otro, una coca fina de escalivada, olivada y pescadito de roca de Menorca.

Pulpo con sobrasada en mon restaurantCoca con escalivada, olivada y pescadito de roca en el mon restaurant

Y el pan. Creo que no habrá nada que le haga justicia. Horneado por Ca s’Àvia Rita y elaborado con trigo de xeixa recogido en la zona de Algaiarens. Iba acompañado de un aceite virgen extra intenso, delicioso y repleto de sabor de Can Felip. Además, la sal no podría ser de otra zona que no fuese de Fornells: una clásica y otra con romero.

Aceite Son Felip en el mon restaurant Aceite son felip en el mon restaurant Pan y aceite en el mon restaurant

Vienen los segundos y tampoco defraudan (son los mismos los diferentes días que fuimos). Meloso de ternera con salsa de calabaza sobre una cama de patata y pescado del día, en esta ocasión era raya –mucha cantidad por el tipo de pescado que es y el precio de mercado- con vinagreta de ajos y romero. ¡De 10!

Meloso de ternera con salsa de calabaza en Mon Restaurant Raya con vinagreta en Mon Restaurant Raya con vinagreta en Mon Restaurant

Terminamos con dos postres ‘a priori’ simples pero llenos de complejidad. Una tabla de quesos menorquines y cada uno con una mermelada o una confitura especial para unos contrastes únicos. El de oveja con confitura de avellana, el de cabra con cabello de ángel, el semicurado con romero y compota de pera y finalmente el curado. Una combinación 100% diferente a comerte cada queso solo.

Tabla de quesos menorquines en Mon Restaurant Tabla de quesos menorquines en Mon Restaurant

El otro era una infusión de hierbas con frutas y helado de manzanilla.

Infusión de hierbas con helado en Mon Restaurant Infusión de hierbas con helado en Mon Restaurant Infusión de hierbas con helado en Mon Restaurant

Y. Uf. El último día que fuimos. Madre mía. Eso fue. Uf. Inigualable. El postre de chocolate con diferentes texturas. ¡Un 20 sobre 10!

Postre de texturas de chocolate en Mon Restaurant Postre de texturas de chocolate en Mon Restaurant

Si a estas alturas creías que no había más sorpresas, para digerir mejor la cuenta te la traen con unos ‘carquinyols’ de chocolate. ¡Más menorquín imposible! Y como tienen en uno de sus rincones: “Entra como un extranjero, sal como un amigo”.

Mon restaurant carquinyolsMon Restaurant

También te gustará...

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *