Comamos un poco más feo: la comida de verdad

la comida de verdad

Hoy no vengo ni con una receta ni con un restaurante, vengo con ganas de deciros que comamos feo. ¿Desde cuando los tomates son perfectamente rojos, redondos, sin imperfecciones y todos casi, casi del mismo tamaño?

Será por la sociedad extremadamente perfeccionista en la que vivimos que nos lanza incluso a buscar productos perfectos. Y la verdad, me gusta comer feo, aunque intente que todos mis platos sean bonitos y con colores atractivos.

la comida de verdad: comida fea

Ahora que llega el verano pienso en Menorca. Mi casa. Mi isla bonita. Un lugar en el que el tiempo corre a un ritmo muy diferente y donde mis padres cultivan verduras, frutas y hortalizas de temporada sin ponerles absolutamente nada mas que abono natural. Lo que ahora tanto nos gusta llamar fruta y verdura ecológica.

Ir y zampar esos alimentos es una explosión en la boca. Y no me importa que tengan alguna marca de que pasó un bicho por ahí, sí un bicho (y sigo viva), ¿será que está bien rica, no?. O si por un lado hay un tomate un poco más verde, o un melón tenga un golpe. Qué más da. Es natural, sin ningún tipo de insecticida. Comemos lo que nos da la tierra, lo que decide el tiempo que debe sobrevivir. Los alimentos que se irguen con fuerza antes las adversidades del tiempo: las olas de calor, alguna que otra noche de lluvia y granizo o la tramontana incesante.

Hay meses en los que no hay tantas judías, que las berenjenas no maduran al ritmo que toca, que los pimientos salen mal o que de paraguayos no se salva ni uno. Y el mundo sigue su curso, comemos otros productos que da la tierra. Por eso me gusta la comida fea porque desde bien pequeña sé que el aspecto no define su sabor, porque desde bien pequeña me han enseñado a comer con los ojos, pero, sobre todo, con el paladar. Cerrar los ojos, morder un tomate recién cosechado y volver a tener 6 años. Pocos días para volver de golpe a mi infancia. Pocos días para volver de golpe a mi hogar.

También te gustará...

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *