Un café, por favor

Galleta decorada con fondant

Nos despierta por la mañana. Nos acompaña tras cada almuerzo. Tengo que confesarlo: no puedo vivir sin, al menos, una taza al día. Nuestro gran amigo el café abre esta secuencia de galletas decoradas que le hice a mi super madre en su cumpleaños, cuando aún no existía el blog y que aún guarda con mucho mimo, ya veremos que le toca en estos 60 años que cumple dentro de poco :).

En estas entradas no os liaré mucho. Mirad y disfrutad y si tenéis recomendaciones, opiniones o ganas de compartir vuestras creaciones lo podéis hacer en el Facebook, en el Instagram o en cualquiera de los posts de este blog que es todo vuestro.

¿Te animas a hacer una galleta decorada de café?

galleta decorada de café

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *