Carrot Café | Sant Martí

'Mountain Pastrami' en Carrot Café

Vacaciones. Muchas ganas de vacaciones y vaguería máxima para entrar en la cocina. Hacía unas semanas que no nos veíamos con mi hermano. Estamos en la misma ciudad pero los horarios y el paso de los días nos impiden coincidir pero ¿que es de un viernes al mediodía sin una comida de esas que marcas en la agenda? Nada. Y como no queríamos que eso pasase nos fuimos al Carrot Café en el barrio de Sant Martí, Barcelona.

Carrot Café Barcelona

Para tu bolsillo€€€€

Lo mejor: La calidad de los productos y la delicia del pastrami.

Lo peor: Las patatas. Me voy a convertir en una sibarita de éstas pero creo que es muy sencilla dar más calidad a un plato si son artesanas y no de bolsa.

No te puedes ir sin: Probar el pastel de queso. Un gran pecado cometido por mi parte.

DirecciónC/ Tanger, 22 Barcelona

Horario: Lde 8 a 18h. De M a V de 8 a 23h. S de 13:30 a 23h y D cerrados.

Horario de cocina: de 13:00 a 16:00 y de 20:00 a 23:00h.

Carrot Café Barcelona

Un local dividido en tres espacios. cuidado cada detalle con la modernidad que caracteriza hoy en día a los locales: sillas antiguas, espacios compartidos con otros comensales y una cocina abierta preparada para el duelo gastronómico entre los fogones y el paladar de los clientes.

Hamburguesas generosas, bagels artesanos de rechupete, focaccias, coca del Maresme, pan alemán, clásicos entre los clásicos y así una carta bastante largas de bocadillos y sándwiches, cada uno con un toque especial y productos de primera calidad.

Yo no pude resistirme a la gran tentación. El Bagel y si detrás lo acompaña la palabra ‘artesanal’ ya lo rematamos por completo. Pueda que sea una ingenua y me crea que siempre lo son cuando lo ponen pero si cuando vas a comer no confías un poco en lo que te dicen o ves, ¿comerías algo?

'Mountain Pastrami' en Carrot Café

Me cogí una ‘Mountain Pastrami‘. volvedme a llamar inocente por creer en que su nombre era una metáfora salida de la procedencia de esta carne. Nada más lejos de la realidad, era, literalmente una montaña en medio de un bagel con un huevo frito, rúcula y una salsa muy suave con un toque de especies un poco dulce.

Mi hermano, por su parte, se cogió un clásico con filete de Nebraska y no sabemos si vino de ahí o no pero que estaba tremendamente genial, sí.


Filete de Nebraska en Carrot Café

Filete de Nebraska en Carrot Café

Mejor os explico un poco que es esta carne. Se trata de un tipo de ‘jamón’ elaborado a base de ternera, buey o pavo que se somete a un proceso de salmuera. Y si es algo que te parece de otro planeta, atento por que, ¿recuerdas el mejor orgasmo (fingido) del cine? Sí, exacto, el de ‘ Cuando Harry encontró a Sally’. Pues sus dos comensales no tenían otra cosa que los separaba que dos sándwiches de esta carne. Una elaboración de origen rumano que está inmerso en el ADN neoyorkino.

Volviendo al local, tengo que decir que me quedé con las ganas de probar su especialidad por excelencia tras los sándwiches, el cheesecake. Tenían de muchas variedades, enormes y con una pinta que se me caía la baba ante el mostrador pero mi nivel de saciedad era tal que me salía pastrami por las orejas.

La excusa perfecta para volver otro día.

También te gustará...

1 comentario

  1. Nuestro sitio predilecto, si se nos antoja un trozo de carrot cake, es  Mur Cafe , una cafeteria de estilo ingles, que conocimos hace un ano gracias a Espacio Madrid y Un sereno transitando la ciudad y de la que no hemos dejado de hablar y de recomendar desde el dia que probamos esta tarta.  Lo que mas me gusta  son sus tres pisos de suave bizcocho donde os ireis encontrando trozos de nueces, pasas y un ligero sabor a canela final que combinan con un dulce frosting.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *